sábado, 30 de septiembre de 2017

Día 3: Sea life, Ginza, Shiodome y Sushi

Nos amaneció un día precioso y soleado! ☀️ con menos humedad y calor.
Fuimos al Sea Life Tokyo, que está muy cerca de Disneyland. 




Pablo había pedido por su cumpleaños visitar un acuarium, así que iba muy emocionado, nos gustó mucho! 






De nuevo me sorprende la de personas que trabajar y mantienen el lugar, lo preparado que está todo, la de detalles, explicaciones... 
Las fotos con el móvil salen todas con ruido por la oscuridad. 
Después del acuarium paseamos por un parque precioso camino a la estación, donde también había zonas con terrarios y acuarios explicando la flora y fauna de los ríos, muchas ranas y salamandras.








Antes de coger el tren hicimos un break para comer y beber algo. 



Y camino a Ginza! Que de gente! Que de turistas! Que rápido nos fuimos de allí 😂 
La merienda la hicimos en Shiodome, el primer sitio que pisamos en tokio en 2006! 





Me encanta la arquitectura de este lugar, la sensación de no saber a qué nivel está la verdadera calle! 
Cogimos un ascensor para subir a la planta 42 de un rascacielos, porque Vera quería sentir la “velocidad” 😅 
Para completar el día habíamos quedado para cenar con Aki y Kevin que nos llevaron a un sushi bar donde nos pudimos sentar todos juntos y disfrutar de una comida maravillosa!! 




Los niños estaban hambrientos y eso de pedir platos de sushi 🍣 les encantaba! No habían terminado uno cuando estaban pidiendo dos platos más! Me dio hasta vergüenza jaja parece que no habían comido en años 😆  
Llegamos tarde al apartamento y los
niños querían jugar pero no les quedaba mucho día para aprovechar 😬




Pablo se compró un calamar 🦑 de peluche, si, un calamar. 
Y Vera un perrito que le recuerda a Teo. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Día 2: Ueno

Con el maravilloso cambio horario nos hemos levantado cerca de las 8:30, desayunado y salido para las 10, justo en ese momento chispeaba pero no nos ha hecho falta comprar paraguas. 
Hemos llegado pronto a Ueno que está a dos paradas de nuestra casa. 
Lo primero que me hemos visitado dentro del parque de Ueno ha sido el museo Nacional de ciencias naturales, estaba lleno de excursiones escolares. 
Pablo tenía muchas ganas de ver los esqueletos de dinosaurios. 






El museo me ha encantado, aparte de ser interactivo como todos los museos nuevos tiene su parte tradicional de tener animales disecados, cientos de bichos catalogado, todo muy detallado y nos habremos perdido mil cosas porque la información estaba en Japonés/inglés (lo básico lo hemos entendido) hemos ido explicándole la fotosíntesis y la evolución del hombre... bueno millones de cosas que hay! tanto que la parte tecnología, inventos y ciencia ha sido de pasada. Nos hemos centrado en la naturaleza y dinosaurios. 




Después del museo, ya algo cansados, nos fuimos al zoo de Ueno, yo lo recordaba más pequeño.
Me sorprende que todo se ve verde. Hay mucha vegetación. Aunque el
Zoo es viejo, lo están conservando bien hasta han puesto un nuevo edificio con zoo para niños pequeños (animales de granja) 





Otro punto súper positivo es que tanto el museo y el zoo son gratis para los niños. Y nosotros hemos pegado unos 580¥ ( al
cambio). 
A Pablo le ha encantado ver los armadillos, salamandras y bichos y a Vera las focas y poner sellos 😜




Después de terminar el Zoo llevábamos andando más de 10 kilómetros. 
Estábamos debatiendo dónde comer cuando empezó a chispear fuerte 🌧 decidimos que el primer sitio que viéramos con comida que nos llamara la atención entrábamos, eso nos llevó a un Izakaya 🏮 de pinchitos 🍢 y “tapas”. 
Después de descansar brevemente, hemos ido a una juguetería “Yamashiroya” a ver cómo se le salían los ojos a los niños. 



Después de unas compras, vuelta al apartamento a estirar los gemelos y secar los chubasqueros. 
 De cena picnic casero para probar cositas jeje 

Pablo ha probado el melon Pan; su frase ha sido; “como algo tan delicioso solo cuesta 80 céntimos!!”

Día 1: Comienza la aventura, vuelos y llegada

Con el cambio horario nos sobraban muchas horas antes de salir al aeropuerto, así que dejamos varias tareas de última hora y muchos vídeos de failarmy 
A las 6 ya estaban los niños desesperados por irse. 
Rafa nos llevó a aeropuerto y todo fue muy fluido, la gran diferencia de ir con niños es que no esperas colas, embarcas de los primeros, los controles de aduanas los pasas seguidos... 




El vuelo a Madrid fue muy agradable y mega corto! Unos 45 min, los niños alucinando, Vera no paraba de dar las gracias por el viaje. 



La putadilla fue que una vez embarcados para volar a Narita, el avión no salía y tuvimos un retraso de casi dos horas

Así que estuvimos unas 15 horas con el culo pegado al asiento 💺 
Dentro del avión han mejorado la electrónica y cada uno tenemos una tablet táctil para ver películas, series, juegos... 
Después de volar dos horas nos dieron la cena e intentamos dormir algo. A los niños les costó bastante coger la postura pero al final cayeron. 
Eso si Vera casi encima de Pablo y Pablillo echado encima mío.
Creo que es el segundo vuelo que menos duermo. 

La llegada a Narita si que fue sencilla y rápida. 
No pillamos grandes colas y llevábamos los papeles rellenos del avión. 
Recogimos las maletas y cambiamos el dinero. Esperar al tren fue lo más cansado, con las maletas, mochilas y el calor que hacía...ah! Eso y subir los 3 tramos de escaleras de la estación con todo el peso. 

Al llegar al apartamento (tendrá unos 25 metros) nos sorprendió y no fue gratamente. 
Se ve que el edificio y el apartamento son viejo. Que se mantienen pero mucho que lo cuiden se nota bastante que hace más de 30 años que instalaron el baño o el armario. 
Pero bueno está bien comunicado y las camas son decentes. 

Por la tarde salimos a pasear y cenamos con Aki. 





Como teníamos el cambio horario hecho dormir fue sencillo. 
Que bien sienta estirar la espalda después del avión y la caminata 😅