domingo, 28 de abril de 2013

Día 1: Asakusa, Tsukiji, Hamarikyu

La cuarta vez, porque no hay dos sin tres, no era asi?  :)

La cuarta vez que soporto tantas horas avion, la edad se va notando jaja

Como otras veces nos alojamos en el mismo Ryokan de Asakusa que está muy limpio y es economico, además de tener una para de la Ginza Line a 5 min. Tawaramachi.

Yokoso Japan

Detalle del papel pintado de la habitación


De nuevo el cambio horario nos hace madrugar, pero son esos momentos en los que ha salido el sol pero aun no hay vida por las calles (bueno vida siempre hay) pero estan muy tranquilas, los templos parece que se han lavado la cara y todavia nadie ha barrido las hojas de sakura de los arboles.

Sakura!! Están todos los árboles cargado tos de flores! Un día buenísimo q hemos pillado hoy, q pena el mal cuerpo del cambio horario

Aprovechando el madrugón para hacer fotos.

El sky tree de fondo

Me gusta que huele a humedad y paseo como si hubiera bajado a comprar pan, cruzandome con gente que ha salido a correr o alguien que limpia las persianas de su comercio. Asakusa es un barrio, podria ser mi barrio.
Un barrio que sobre las diez empieza a animarse, llegan empleados, se tiran cubos de agua, sacan mercancia, sobre las once se llena de mujeres con bicis en las que van bebes o niños, que ves dos cocineros charlar en la puerta del restaurante y reirse, a saber de qué! pero es muy amigable.

Me duele la espalda, el avion y el futón me han dejado machacada, es curioso que en unos días será la cama más cómoda del mundo.

Animados decidimos ir a desayunar a Tsukiji, venga esta vez sushi del bueno!! Y como lo bueno se hace esperar, guardamos cola en un restaurante pequeñito, el cocinero no podria ser más encantador, un chico joven alegre que nos pregunta de donde somos y nos dice su repertorio de español a lo que yo contrataco con mis cutro palabras japonesas jaja unas risas para elegir el menú.
Menú que cuesta 3500yenes por persona!! si nos gastamos más en ese desayuno que en comer los 4 en un japonés en Málaga.
Un día es un día y hay que vivir la experiencia!! ea!!
Nos va poniendo el sushi en la tabla y veo la enorme desproporción entre arroz/pescado. Ojo que el atún era mantequilla  se deshacía en la boca, sería un jabugo de atún, pero para ser sincera, prefiero el sushi barato (no me mireis mal!!) sip una es humilde y lo prefiere de 100yenes el plato.

Desayunando en el mercado de Tsukiji

Cerca del mercado hay un jardin Hamarikyu muy bonito para pasear, descansar, hacer fotos... coincide que está al lado del hotel donde nos alojamos la primera vez que fuimos y la zona pues nos gusta especialmente, aunque sea pija jeje

Se ven los rascacielos de fondo.







Después dimos un paseo por Shiodome, Ginza y Akihabara (sin fotos)

Algunas comidas...






maria

martes, 23 de abril de 2013

ce un mes vi los cerezo en flor


Me paso dos años ahorrando para ir a Japón, voy y se me pasan los días volados, llegando con ganas de volver?? pero por qué?? jajaja


Hace un mes de mis vacaciones, de las 4 veces que he pisado suelo nipón esta ha sido con diferencia la  vez que más relajada me he encontrado, la que más he disfrutado y la que más corta ha pasado.

Ni saqué la cámara, me dedique a llevar el iphone encima y si me gustaba algo, lo fotografiaba, punto. No me he molestado en sacar panorámicas, ni paisajes, ni ná. Por lo que me he quitado el saca, vigila, guarda una cámara y lo que pesa.

Hemos entrado a comer al primer sitio que veiamos, nada de pasar veinte veces calle arriba/abajo buscando algo que nos fuera a gustar, donde nos fueramos a entender... ná entrabamos y lo que saliera bien iba a estar.

Quedar con muchos amigos, cada día pasar un rato de risas, de aprender cosas nuevas, de compartir curiosidades y claro, así el tiempo pasa volando.

Tengo que sacar tiempo para resumir el viaje, subir las fotos del móvil... pero queria plasmar lo feliz y lo que me carga las pilas volver a oler Japón, porque fue el primer sentido que me enamoró.

De nuevo inmersa en las comuniones, con la vida descontrolada de horarios y comidas, pero admitiendo que somos temporeros y los frutos se recogen en su tiempo. Ya volverán las aguas a su cauce.


maria