jueves, 9 de diciembre de 2010

2010

Se escapa Diciembre.
Y mientras lloran las ventanas, veo como mi pequeña a dejado de ser pequeña y una nueva vida de tan solo dos kilos y medio me recuerda lo rápido que gira esto.

Toca hacer balance.
El año expira con lo bueno y malo que ha dejado.

Y para sorpresa me siento muy feliz, porque aunque el año ha sido duro y con momentos de agobio, muchos llantos de impotencia y la sensación de que nada era justo, ahora veo el camino más llano y no me importa tener que andarlo porque estoy bien acompañada y tengo fuerzas y ganas para hacerlo.

Volveremos a pedir deseos para el próximo año, siempre realistas y posibles.
Volveremos a llenar la hucha, esta vez con un viaje.
Volveremos a aprender releyendo el pasado.
Volveremos!!
maria

2 comentarios:

nora dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, me han gustado mucho tus palabras, tan sencillas pero llenas de verdad, me han gustado mucho tus sentimientos. Gracias :)
¡¡Volveremos!! :)
Besos** a toda la familia.

Don Camilo y Caldereta dijo...

Que bonita tu entrada, y sobre todo que optimista ...
espero que todos tus deseos para el nuevo año sean una realidad, y que tengas muchos animos para perseguirlos...
que paseis unas felices fiestas,
bsts. Maite