lunes, 3 de mayo de 2010

DÍA DE LA MADRE, SEGUNDA PARTE

Proporcionalmente a mi cansancio está la vitalidad de Pablo que parece que toma red-bull todos los días.
Se pasa el día correteando por la casa, no para de hablar, subir, bajar es un bicho inquieto y me sabe mal no estar con él en estos meses en los que va a dejar de ser el Rey de la casa, yo ando muy cansada y a veces me puede tanta actividad, tanto repetir lo mismo y me desespero.
Pero tiene esos momentos tan mágicos en los que se nos cae la baba, nos sentimos tan orgullosos y todo tiene sentido.

Hoy de camino al salón, llevaba su plato (era su 2º porque había repetido) y de pura gula no ha podido aguantar a llegar a la mesa, cogiendo pasta del plato y comiéndosela, sin controlar que con la derecha tiraba todo el contenido del plato al suelo, podría haberle regañado, porque se lo había advertido, pero nos hemos reído de la situación y le he vuelto a apartar.
El otro día en el Ikea corríamos hacia las cajas cuando pasamos por delante de dos montañas de bandejas de colores, y Pablo se volvió y las colocó por colores (estaban mezclados) nadie se lo dijo, nos quedamos muy sorprendidos o_O

Esta noche nos hemos hecho esta foto, me ha gustado. Hace mucho tiempo que no sale bien en una foto porque no para quieto. Me la guardo como el segundo regalo del día de la madre!
Chopito y Mamá


¿¿Quien es la mala que no les deja hacer cosas?? Tuuuu


Túuuu

3 comentarios:

nora dijo...

Las dos fotos son preciosas, de una familia muy feliz :)
Besos** María, y cuídate mucho.

Nuria dijo...

Entiendo tu cansancio... Así que cuídate mucho !!
A enmarcar esa foto, que habéis quedado super bien !!
Besos**

María dijo...

Ay gracias a las dos! Es raro cuando en una foto te ves bien, porque lo normal es que no me guste jejeje