domingo, 7 de febrero de 2010

DE FEBRERO Y OSTIAS

Hace días que no escribo pero tampoco hay mucho que decir.

Esta última semana ha pasado con más pena que gloria y sin darme cuenta se ha acabado.

Empezó con Nina mala, llevaba más de dos semanas con la ciática y el lunes ya había dejado de comer y el dolor era insoportable, lo que nos traía un poco bastante preocupados por el asunto. Después de la visita al hospital parece que la cosa ha mejorado aunque mañana le hacen más pruebas.

En el trabajo nos peleamos a diario con los clientes que ya le viene echando una cara al asunto de la crisis que te ríes.

Cliente A: No paga desde hace un año, cada vez que se le llama dice que al día siguiente ingresa, y así meses. Se va a cobrar en mano y nos da unos materiales de hace mas de 2 años para devolverlo porque estaban mal!! Y quiere que se lo abonemos.

Dijo que el viernes pagaba, pero en el banco ni un euro. Grgrgr

Cliente B: Hace un pedido el lunes de material que se hace especifico para él (pongamos de ejemplo que quiere una tarta para el sábado y la enviaremos el viernes) como Pablo sabe que el cliente no ha probado nunca la “tarta” (aun habiéndola pedido) el miércoles le manda una porción de muestra, a lo que el cliente comenta “bueno no es lo que yo esperaba…ya os diré”.

El jueves a medio día (sin noticias del cliente) se prepara la “tarta” para que sea entregada el viernes en el reparto de la mañana. Trabajamos hasta las 17h tenemos que dejar el trabajo preparado.

El viernes a las 9 cuando llegamos al trabajo abro los email y tengo uno a las 20.45 que dice que mejor no se le sirva la “tarta”


Y así una y otra vez, nos pasan estas cosas, a veces tan absurdas que te enervan los nervios, que te quieran devolver cosas que tu no le has vendido!! Es algo del día a día.

Pero con la crisis la gente se ha vuelto más “porculera” juer. Y eso por no decir que ni Dios paga a tiempo nada…


Asi normal que volvamos tarde a casa, que no tenga ganas ni de escribir ni de nada de nada, a eso súmale que Pablo ha estado con fiebre y a mi todavía me queda resfriando para rato…

Espero que con el buen tiempo se vayan los cientos de virus y la primavera florezca con sus comuniones y sus niños en la iglesia.

No hay comentarios: