viernes, 19 de febrero de 2010

CLEOPATRA

Han pasado unos días y tenía pendiente esta entrada.

La semana pasada se murió Cleopatra la tortuga de mi padre. Y aunque muchos piensen que una tortuga no es como un perro/gato, Cleopatra llevaba muchos años en la familia, recuerdo que en la primera casa donde viví mi padre la tenía en el pollete de la ventana, que cuando nos mudamos al chalet tuvo crías con Marco Antonio y años mas tarde todos pasaron por una epidemia de parásitos y solo sobrevivió ella. Desde entonces se había quedado nada más que regular, veía muy poco.

Cuando venían los compañeros del colegio todos me pedían verla y muchas veces se dejaba tocar el cuello (da un poco de grimilla la piel de las tortugas por ahí) y otras muchas más se meaba del susto.

Acompañó a mi padre en sus mudanzas y andaba por el piso suelta. A veces la veíamos intentando comerse las manchas verdes de una alfombra.

No sé cuantos años tendría, pero no muchos para ser tortuga, y este invierno tan raro de agua y frío se la ha llevado.

Ya puedo contarle a Pablo que conoció a Cleopatra aunque no la recuerde.

No hay comentarios: