jueves, 28 de septiembre de 2006

Día 5: Kamakura

Para sorpresa nuestra el guia de Kamakura es Tadashi.
Esta vez vamos en tren, somos poquitos y no tardamos nada en llegar, Kamakura es un pueblo a las afueras de Tokyo, esta bien comunicado.
En la calle principal hay muchas tiendas.
El gran Buda mide 14 metros, me gustó bastante, más que el de Nara, será porque está a la intemperie y hacia sol.



Lo más gracioso fueron las chanclas del buda, también de tamaño gigante.
Después fuimos al templo de Hasse Kannon, era precioso, el jardín que más me ha gustado, con mucho encanto, los estanques, la cueva, los dioses…
Y entonces empezó a diluviar.

La comida fue en un restaurante Español!! Pero el cocinero era japonés, (Comimos espaguetis con tomate y pollo al ajillo). Lo mejor del restaurante era la decoración, mantones de cortinas, póster de tipos de vino, cerámica y postales de los setenta, y en el pasillo un traje de Sevillana colgado.
Tras la comida nos llevaron a tomar té verde, huele fatal y para ellos dejartelo es una gran ofensa pero de verdad yo no puedo con el té ingles, mucho menos con ese.

martes, 19 de septiembre de 2006

Día 4: Nikko

Como se acercaba el festival del Bon, nos advirtieron de que íbamos a pillar caravana. Menos mal que nuestro guía (Tadeshi a partir de ahora Tadashi) no ameniza el viaje en bus; a veces es un poco cansado porque su ingles con erres de por medio cuesta entenderlo y porque el bus dá mucho sueño.
Tadashi es como mi abuelo, tiene más de 65 años y cuenta sus batallitas.
El pueblo de Nikko es precioso, vimos casas típicas con los futones colgados ventilando.




Lo malo es que se puso a llover (nos dieron un paraguas para cada uno, si es que los japoneses son muy serviciales), y casi no teníamos tiempo de ver los templos porque teníamos que ir a comer.
Los templos eran un poco horteras porque tenían influencias chinas, dragones, mucho dorado…

En frente del restaurante, había un lago enorme con hidropedales en forma de cisne.
Después fuimos a ver la gran cascada, nos advirtieron que había monos peligrosos, pero no vimos ninguno.





Saliendo de una tienda de suvenirs, vi que una familia había secuestrado a Pablo para hacerse fotos con él.
A la vuelta y con la caravana nos quedaban otras 2 horas de carretera, menos mal que Tadashi nos dio clases de papiroflexia y nos enseñó a hacer gorritos samuráis.
Nos dejaron en Shinjuku, dimos un pequeño paseo y cenamos en una hamburguesería Japonesa.

sábado, 9 de septiembre de 2006

Blog interesantes de Japón

Aqui podreis encontrar mucha informacion de japon y muchas fotos curiosas.


http://www.kirainet.com/

http://onceuponatime.blogsome.com/

http://fer-martin.com/

http://crazyjapan.blogspot.com/

http://japonyol.net/azul/

http://www.theunrealworld.net/unreallog.asp

Estos son los que yo suelo visitar, pero hay muchos más

Día 3: Libre por Tokyo

Teníamos el día libre, decidimos ir a Shibuya, pero como llegamos a las 8, no había ni un alma, todo estaba cerrado hasta las 11h.



Haciendo tiempo descubrí las maquinitas de los UFOS, que a diferencia de España son muy baratas y fallas menos, pondré una foto con todas mis ganancias jajaja.

Al final decidimos dar un paseito hasta Shinjuku que el mapa parecía cerca.
Después de mucho andar, llegamos a una calle principal donde vendían de todo tipo de ropa, hasta para perros.
Había gente cantando, como si estuvieran en un concierto, y la más amplia variedad de vestimentas.
Probamos las bolitas de pulpo en unos puestecillos junto al parque yoyogi.
Terminamos el día en Akihabara, dónde nos cayó una tormenta que parecía que el cielo se partía, en seguida todas las tiendas pusieron el las puerta paraguas a la venta, pero con precios muy asequibles.
Había muchas tiendas de manga, muñecos y láminas; por no decir de cd, anime, camisetas y merchandising.

miércoles, 6 de septiembre de 2006

Día 2: Tour por Tokyo

Como en el avión no habíamos dormido y la cama era muy cómoda no tuvimos problemas con el cambio horario.
El primer día teníamos contratado un tour por toda la ciudad para que nos enseñaran lo más significativo.
Nos levantamos temprano sobre las 6 y nos fuimos a explorar los alrededores del hotel, encontramos un “seven eleven” donde compramos el desayuno.

Puntualmente nos han recogido en el lobby del hotel.
Lo primero que visitamos fue la torre Tokyo es 13 metros mas alta que la de Paris y pintada de blanco y rojo.

Vistas desde arriba de la torre.



El santuario Meji es precioso, verde, húmedo , amplio y tranquilo salvo por algunos turistas.


Luego nos llevaron al palacio Imperial, que tiene un césped que parece moqueta, sólo se puede ver los jardines de alrededor.
Comimos en Ginza, pinchitos de verduras riquísimos.
Por la tarde hicimos un crucero por el río Sumida y terminamos en el templo de Asakusa, que tiene un mercado muy chulo, con ropa, dulces, suvenirs…
A Pablo le salio 99% afortunado, yo regular.
Cenamos en un bar típico de sushi, que me resultó muy barato y era divertido, los platos valen 150 yenes, tu vas cogiendo de la barra giratoria los que te gustan más, y al final te suman la cantidad.
Descubrí que el sushi de “tamago” es dulce!!

martes, 5 de septiembre de 2006

Galletitas

En japón te puedes encontrar toda clase de galletitas y pasetelitos con el dibujo o la forma de muchos dibujos de manga y por supuesto de Kitty!!
Había cajas de galletas que eran una verdadera obra de arte pero era arriesgado comprarlas sin saber si te iban a gustar, además muchas de ellas no tienen conservantes y caducan a los pocos días, por eso tampoco las hemos podido traer de regalo.



viernes, 1 de septiembre de 2006

Día 1: Avión hasta Tokio

Como estábamos nerviosos y con muchas ganas de irnos, nos fuimos con demasiada antelación al aeropuerto, terminamos haciendo tiempo en la cafetería mientras veíamos como cargaban maletas.


Decidimos despedirnos, para que la familia pudiera descansar de nosotros, así que subimos a las tiendas Dutty-free (libres de impuestos) y estaba yo entusiasmada viendo perfumes cuando de refilón, oigo lo de ultima llamada para el vuelo tal!!! Era el nuestro y nosotros tan tranquilos con lo tablerotes gigantes. 
Salimos a todo correr pasillo arriba del aeropuerto, nuestra puerta era la última, llegamos por los pelos, no me imagino yo haber perdido ese avión lo que hubiera supuesto…

El avión de Airitalia era muy cómodo y espacioso, nos pusieron de merendar y con las vistas se me hizo muy corto.

En la espera del aeropuerto de Milán si estaba mas nerviosa porque ya empezaba a ver mucha gente japonesa, vamos todos el avión salvo unos cuantos guiris.

De verdad, lo peor del viaje, el avión, para mi es muy estrecho ( es que tengo el culo muy gordo) y no podía dormir nada, en cambio los japoneses dormían seguido muchas horas creo que alguno solo se despertaban para comer!
Después de trece horas de avión llegamos a Narita! Eran las 5.00 cuando pisamos una acera japonesa y las 5.07 cuando nos montamos en nuestro Bus-Limusina que nos iba a dejar en la puerta de hotel 2 horas después, jejeje organización japonesa (cuanto me gusta).

Entrando a Tokyo, vimos una noria gigante, el disneyland, autopistas y carreteras a muchos niveles, señales de trafico raras…

Nuestro Hotel era el Park Tokyo, era un enorme rascacielos de creo 39 plantas, y el hotel empezaba en la 25, por debajo eran oficinas. Nuestra planta la 31! Una habitación preciosa con su water Toto con chorrito de agua y tapa calentita!