viernes, 1 de septiembre de 2006

Día 1: Avión hasta Tokio

Como estábamos nerviosos y con muchas ganas de irnos, nos fuimos con demasiada antelación al aeropuerto, terminamos haciendo tiempo en la cafetería mientras veíamos como cargaban maletas.


Decidimos despedirnos, para que la familia pudiera descansar de nosotros, así que subimos a las tiendas Dutty-free (libres de impuestos) y estaba yo entusiasmada viendo perfumes cuando de refilón, oigo lo de ultima llamada para el vuelo tal!!! Era el nuestro y nosotros tan tranquilos con lo tablerotes gigantes. 
Salimos a todo correr pasillo arriba del aeropuerto, nuestra puerta era la última, llegamos por los pelos, no me imagino yo haber perdido ese avión lo que hubiera supuesto…

El avión de Airitalia era muy cómodo y espacioso, nos pusieron de merendar y con las vistas se me hizo muy corto.

En la espera del aeropuerto de Milán si estaba mas nerviosa porque ya empezaba a ver mucha gente japonesa, vamos todos el avión salvo unos cuantos guiris.

De verdad, lo peor del viaje, el avión, para mi es muy estrecho ( es que tengo el culo muy gordo) y no podía dormir nada, en cambio los japoneses dormían seguido muchas horas creo que alguno solo se despertaban para comer!
Después de trece horas de avión llegamos a Narita! Eran las 5.00 cuando pisamos una acera japonesa y las 5.07 cuando nos montamos en nuestro Bus-Limusina que nos iba a dejar en la puerta de hotel 2 horas después, jejeje organización japonesa (cuanto me gusta).

Entrando a Tokyo, vimos una noria gigante, el disneyland, autopistas y carreteras a muchos niveles, señales de trafico raras…

Nuestro Hotel era el Park Tokyo, era un enorme rascacielos de creo 39 plantas, y el hotel empezaba en la 25, por debajo eran oficinas. Nuestra planta la 31! Una habitación preciosa con su water Toto con chorrito de agua y tapa calentita!


1 comentario:

MaLia dijo...

¡¡Eso no me lo habías contado!! Llegas a perder el avión y es para pegarte... xD Y bueno... tantas horas en avión, normal que no lo pasaras demasiado bien :S